El valor del ¿para qué a mí

Antes que todo  he de advertir que mi redacción y ortografía son pésimas, pero recurro a este blog para seguir escupiendo al mundo exterior  lo que pasa en el mío, como terapia está chidísimo =P

En medida que vivimos; nuestro sentir para con la vida misma se fortalece,  en la mayoría de las situaciones, me atrevo a decir, no es el significado mismo de la vida sino el “valor” que le damos a lo que vivimos;  nuestros tropiezos  nos proporcionan una fuente inagotable de sabiduría , afortunadamente por más ocasiones que nos toque aprender de un mismo suceso, siempre habrá algo nuevo; tratamos de comprender el  “valor”  mismo de ella, quizás con el caminar de los que hemos hecho nuestros senderos;  comprendemos que todo recae en lo que nos atrevemos a vivir y más por lo que nos gustaría vivir.

A mis treinta y tres  años, la vida me ha brindado los tragos más amargos, secos, ácidos y  dulces. Es verdad que la vida tiene momentos felices, como es verdad que  la mayoría de ella está conformada por épocas adversas, pero aquí estoy  y estaré para arrebatarle lo que no me brinda.

En estas tres escasas semanas que van del año, la vida me ha permitido experimentar situaciones de desamparo, soledad, rabia, tristeza, alegría, cariño, amor y de encuentro; Me he encontrado en situaciones “irreales” que tras vivirlas me doy cuenta que pude haber entregado los tenis =( ;  Situaciones en las que afortunadamente he vencido mi orgullo  y gracias a ello me he reencontrado con mis seres amados;  he comprendido en carne propia el significado de “convicción”; he brindado mi cariño  y corazón, hace lustros que no me permitía, por el placer de hacerlo sin intensión directa de “adquirir” un termino, un nombre, por el simple deseo de estar “mientras se vacía el vaso y emprendo mi camino”.

Hoy comprendo que la vida es tan efímera como nuestros sueños, mientras ellos duren, y sobretodo mientras nosotros luchemos por ellos, la vida es tan corta como para tomársela tan apecho.

Mi vida la conforman distintas esferas, afortunadamente he aprendido que el trabajo y lo material no son las primordiales, aun cuando me cuesten sé que lo lograre. Las que actualmente me han traído de cabeza son la de salud y en parte la sentimental, para ésta ultima estoy conforme, he dado de mi sin pedir, aun que quizás no di tanto pero aun así duele.

No se si algún día visites mi blog ·#okok pero lo reitero:

“Hay días buenos, días malos, días raros y muchos días que ni siquiera como humanos viviremos”, lo interesante es tener la apertura de vivir cada uno de ellos.

Aun cuando te moleste, GRACIAS, ya sea como conocida, como amiga, como lo que escojamos (obvio, me gustaría recorrer nuevos senderos pero la respuesta no es sólo mía), te agradezco por permitirte coincidir y que de viejo, cuando escriba ciertos capítulos de mi andar, pueda citar tu nombre.”

Después de todas estas líneas, más por lo que encierran, hoy comprendo el valor del ¿para qué a mí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s