Tras 25 años del sismo México carece de plan de riesgos

Fuente:http://www.vanguardia.com.mx/tras25anosdelsismomexicocarecedeplanderiesgos-555026.html

La UNAM asegura que falta coordinación institucional para llevar a cabo una gran evaluación

MÉXICO, DF.- La coordinación de Ingeniería Sismológica de la UNAM asegura, a 25 años del terremoto de 1985, que no existe un plan articulado para revisar el comportamiento que los edificios de la Ciudad de México tendrían ante un nuevo sismo.

“Hemos sentado las bases y hay forma de evaluar las respuestas de los edificios, se ha hecho en hospitales, pero hace falta coordinación institucional para llevar a cabo una gran evaluación y hacer un plan de riesgos, advierte Jorge Aguirre, investigador y también presidente de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica.

El académico comenta que Estados Unidos y Japón se dedican a estudiar cuáles son los terremotos que han causado más daños, revisan los edificios construidos antes de éstos, hacen simulaciones de cómo sería un nuevo impacto y se refuerzan las construcciones dañadas antes de que llegue un nuevo movimiento telúrico. “Le ganan la carrera al sismo”, dice.

Elías Moreno Brizuela, secretario de Protección Civil del gobierno del Distrito Federal, admitió que hasta la fecha hay 117 edificaciones que siguen en pie a pesar de los graves daños que sufrieron en sus estructuras en los sismos de 1985, y no han podido ser demolidas o expropiadas por algún impedimento legal. Comentó que “muchos están en litigio y su resolución judicial podría resolverse en años”.

Explicó, que además de los inmuebles que están en ruinas desde los sismos de aquel año, hay otras edificaciones que podrían colapsar por estar construidas en barrancas o terrenos irregulares.

En lo que va de este año, 700 familias tuvieron que ser reubicadas por habitar en zonas de alto riesgo, y algunas en inmuebles afectados desde 1985.

Los estudios mexicanos

De acuerdo con el Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres, el terremoto que devastó la ciudad de México en 1985 ha sido estudiado a nivel mundial.

Fernando Lázares, jefe del Departamento de Planeación y Mitigación de Desastres de ese instituto sudamericano, afirmó que “los sismos desnudan los sectores en los que no se ha tenido cuidado, y la principal enseñanza que dejó el terremoto de 1985 es que la ingeniería debe identificar los suelos que no van a responder bien a un sismo”.

Después del terremoto, afirmó, investigadores mexicanos hicieron una microzonificación para ubicar los tipos de suelo y su comportamiento, que sirvió como modelo a nivel mundial. México, dijo, “es uno de los países con un reglamento sísmico muy al detalle. Los investigadores mexicanos han hecho buenos aportes”.

En Perú se realizaron estudios de microzonificación y se detectó que en la región del Pisco y Ciudad Tambó de Mora el suelo era muy blando y se recomendó que esas áreas ya no fueran utilizadas para la construcción de viviendas.

No hay ‘memoria sísmica’

Jorge Aguirre, investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM, dice que las zonas más blandas de la ciudad de México son el centro y el oriente, pero el problema es que la urbanización siguió creciendo después del terremoto de 1985 y entonces no se puede saber si los edificios que fueron construidos después de esa fecha están sobre zonas blandas.

Fernando Lázarez considera que puede haber muchos aportes desde la ingeniería sísmica, pero el problema es cómo los asimilan la sociedad y sus gobernantes. El investigador asegura que México, como otros países de América Latina, no está preparado socialmente para enfrentar un temblor, porque no hay un trabajo para concientizar a la sociedad y hacerle ver que vive en un país sísmico.

Después del temblor sí se prepara, pero cuando pasa un año o más se empieza a perder la memoria sísmica. “Los gobernantes son los primeros que deben exigir que se cumpla con las normas de diseño y construcción, pero muchas veces se ve que los gobernadores a nivel local, estatal y nacional no ponen atención”, dice.

Aguirre coincide en que hay normas avanzadas, pero su aplicación está en manos de la sociedad y del gobierno. “La comunidad científica, como los ingenieros que han participado en la elaboración de reglamentos, está consciente del peligro y lo ha plasmado en reglamentos de construcción, pero desgraciadamente no existen en todos los municipios ni estados”.

Los códigos son buenos, siempre y cuando se cumplan, dice Raúl Valenzuela, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, quien asegura que es necesario reforzar los edificios, como se hizo con el de Relaciones Exteriores, hoy propiedad de esa casa de estudios.

El Centro Peruano Japonés advierte que se tiene que hacer un análisis de cuánto se invierte en prevención y cuánto en reconstrucción, porque el problema principal es que la gente más afectada es la que tiene menos recursos.

Cambian las reglas de seguros

Los sismos ocurridos en 1985 provocaron que las reglas de operación de los seguros cambiaran, al igual que las normas para la construcción en la Ciudad de México, pero eso no incidió en cimentar una cultura ciudadana para adquirir pólizas por desastres naturales, afirmó Luis Álvarez Marcen, director de Daños de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

De hecho, informó que alrededor de 4.2% de la población con casa propia tiene contratado de manera voluntaria un seguro para proteger su propiedad.

En el DF esa cifra representa poco más de 90 mil viviendas, pues de acuerdo con el INEGI en la capital existen actualmente dos millones 215 mil 451 viviendas.

Sin embargo, la cantidad de inmuebles protegidos aumenta a casi 800 mil por los seguros obligatorios, los cuales ya se encuentran considerados dentro de los créditos hipotecarios.

El especialista comentó que la cifra de seguros aumenta a cerca de 35% debido a que alrededor de 30% de las viviendas incluyen las pólizas al haber adquirido un crédito para casa habitación, pero concluye su vigencia al liquidar la deuda.

ENTÉRESE

*El sismo de 1985 ocurrió el 19 de septiembre, a las 7:19 horas y duró poco más de dos minutos.

*Su intensidad fue de 8.1 grados en la escala de Richter.

*El 20 de septiembre, a las 19:38 horas, se presentó una réplica de 7.9 grados.

*El epicentro se ubicó en costas de Guerrero y Michoacán.

*El Gobierno reportó la muerte de entre 6 mil y 7 mil personas. Años después, la cifra se calculó en 10 mil.

*La Comisión Económica Para América Latina registró 26 mil fallecimientos, en tanto que organizaciones de damnificados los calcularon en 35 mil.

*Más de 30 mil edificaciones quedaron destruidas.

Un sismo que alejó a miles

CUAUTITLÁN, MÉX.- El terremoto de 1985 los expulsó del Distrito Federal. Ahora viven en colonias del estado de México, como Jardines de Morelos, en Ecatepec; El Campanario, en Atizapán, o la unidad Cebadales, en Cuautitlán-México, en donde al principio eran vistos como “sobrevivientes de una zona de guerra”.

María Elena Arcos Rivas, de 60 años de edad, relata que el departamento que habitaba en el número 11 de calle Baja California, colonia Roma, en el DF, quedó deshecho tras el sismo del 19 de septiembre de 1985. Desde entonces ha vivido en Jardines de Morelos, en Ecatepec, y actualmente en la unidad Cebadales, en Cuautitlán-México.

“Fue muy terrible el terremoto y nos alejó a muchos del Distrito Federal”, asegura y cuenta que el Infonavit le ofreció vivienda a su esposo en El Rosario, en los límites del Distrito Federal con el municipio de Tlalnepantla, pero la rechazó porque “allá mataban” y eligió la unidad Cebadales, de lo que ahora se arrepiente.

No le gusta vivir en el Estado de México porque “es muy descuidado y sucio. En el Distrito Federal se le tiene prioridad a muchas cosas, incluso, hay hasta gente que limpia las calles y aquí en el Estado no. Aquí cuesta trabajo para que corten el pasto, para que la gente coopere y el edificio está todo desteñido porque la gente no cooperó para la pintura”.

José Luis González Rodríguez, de 55 años de edad, también de la unidad Cebadales, dice que muchos de sus amigos murieron al caer varios edificios de la colonia Roma, donde vivía. Tardó 15 minutos en darse cuenta de la magnitud del terremoto y, junto con su familia, deambuló por las calles sin percatarse realmente del peligro que corrían.

“Le doy gracias a Dios, creo que me dio una segunda oportunidad para volver a vivir, porque yo no sabía la magnitud de lo que estaba pasando, ni mi familia. Nosotros nos tapábamos con la mano, creyendo que si nos caía un pedazo de concreto o vidrio nos iba a proteger, no nos iba a hacer daño. No sabíamos realmente, hasta el momento en que salimos, que se había desplomado casi todo”, agrega.

Una de tantas historias…

MÉXICO, DF.- Instantes, momentos contados desde el recuerdo de la mañana del 19 de septiembre de 1985. La mayoría de la víctimas nunca habían sido entrevistadas.

Contacto ‘Tiger’

Faltan unos minutos para la siete, camina por avenida Juárez. La Bruma de la mañana es densa. Sube a la escuela. Comienza a temblar. Mira a tres compañeras que se abrazan. Escucha un ruido estruendoso. Siente polvo en los pulmones. Silencio total, todo en negro intenso, luego gritos, desconciertos.

—¿Qué pasó? ¿Nos caímos nosotros?, ¡Oye “Tiger”, sácanos de aquí! —

”¡Estoy igual que tú!”. “El Tiger” queda acostado con un techo a centímetros de la cara. No lo puede ver, pero lo toca. Cerca de la pierna derecha siente a Maribel, entre las piernas al compañero Soto y pegada a la otra pierna a otra Maribel. Pasan los minutos, las horas. Nadie está seguro de lo que ocurrió. Los estudiantes están regados, enterrados, muertos y vivos por todas partes, en diferentes posiciones bajo los escombros.

—Vamos a empujar el techo con los pies. –No, se cayó la escuela. –dice el “Tiger”.

Quejidos, gritos, angustia. Oraciones. Pasan más horas, las cuentan porque un compañero tiene un reloj con iluminación. La compañera Mercedes Bolaños se queja de que no puede respirar.

—¡Pedroza ayúdale a Mercedes!

–¡Está muerto, no contesta!

Más horas. Se escucha un helicóptero. El compañero del reloj ya tampoco no contesta. A partir de entonces destiempo. “El Tiger” oye ruidos, como que están cavando.

—¡Cállense! Imposible. Hablan, gritan, se desesperan, lloran, rezan. Rescatan al primero. Más desesperación.

—¡Diles que hay mucha gente aquí! Largo silencio. El letargo debajo de los escombros se hace eterno. Hace calor, huele a muerto. Más tarde alguien se acerca. “El Tiger”, en una posición harto incomoda con la cabeza hacia atrás, distingue un poco de luz. Un rescatista le pasa una lámpara y un radio de comunicación. Se convierte en el contacto y por la radio intenta dar la ubicación.

—¡Oigan, no sean malos rescátenos!

Le dicen que hay mucha gente trabajando en el rescate. Nadie se explica por qué el rescatista pudo entrar y no los pueden sacar. Los huecos se cierran a cada momento. El lugar está lleno de mangueras que oxigenan. Por la radio: —¿Quiénes están? Nombres y teléfonos para avisar a familiares.

—¡En 10 minutos nos comunicamos! Alguien se queja de que las ratas lo están mordiendo. Sus compañeros piensan que ya alucina. “El Tiger” tiene prohibido encender la linterna porque también huele a gas. La que mató al gato lo vence y la enciende, ve la tragedia en crudo: Las bancas son amortiguadores, dedos sueltos, sangre, una Maribel quedó sentada. Ya no quiere averiguar más. Perdieron la noción del tiempo aunque contradictoriamente dependen de éste para salvarse. No saben si es sábado o domingo. Por la radio le informan a “El Tiger” que un cura les dará los santos oleos. “El Tiger” y sus compañeros se confiesan, todos lloran y hablan al mismo tiempo. Y las esperanzas se agotaron.

Un pensamiento en “Tras 25 años del sismo México carece de plan de riesgos

  1. Pingback: Tweets that mention Tras 25 años del sismo México carece de plan de riesgos « †::: La trinchera gUALITOx ::: -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s